Coronavirus: teletrabajo como medida de contención en la empresa

A 4 de marzo España suma ya más de 150 infectados y se empiezan a plantear medidas como el teletrabajo en el País Vasco para evitar el contagio y frenar la propagación del virus. Las empresas que ya utilizan herramientas en la nube lo tienen mucho más fácil para implantar el trabajo en remoto.

Twitter ya ha pedido a todos sus trabajadores a nivel mundial que trabajen desde casa para contener el coronavirus. Vodafone y TIM en Italia también han optado por el teletrabajo de sus empleados para evitar las consecuencias negativas del coronavirus en sus trabajadores y, claro está, en sus negocios.

En Italia, el gobierno ya ha planteado medidas fiscales para las empresas y trabajadores afectadas por el Coronavirus, como la suspensión de pago de facturas de agua, luz y gas; suspensión de hipotecas durante varios meses; indemnización a autónomos, comerciantes y artesanos.

En España, se estudia tomar medidas de control estrictas en determinadas áreas, como el cierre de colegios, cancelación de eventos y el teletrabajo. Además, inciden en la importancia de tomar las medidas a tiempo por las implicaciones económicas, sociales y sanitarias que conlleva la expansión del virus.

Los empresarios ya están empezando a tomar medidas preventivas para limitar las consecuencias negativas del Coronavirus.

Tecnología en la nube: imprescindible para el teletrabajo

Las empresas que ya se han adelantado al coronavirus con el objetivo de frenar su expansión y limitar los daños tienen en común el uso de la tecnología cloud en el negocio, que permite el teletrabajo de sus empleados para que puedan desempeñar sus labores diarias desde sus hogares, evitar la exposición y limitar riesgos.

¿Qué necesita la empresa para comenzar con el teletrabajo?

El teletrabajo puede marcar la diferencia en una empresa ante una epidemia como el coronavirus. Por ello, en aquellas en las que los trabajadores desempeñan labores con un ordenador deberían anticiparse a los contagios y ayudar a frenar la expansión del virús implantando el trabajo en remoto.

Para que un trabajador pueda desempeñar todas sus labores en remoto es necesario que la empresa cuente con un sistema de software y documentación accesible desde el exterior, telefonía IP o centralita virtual, que permite el uso de las líneas en remoto; y que el trabajador tenga acceso a Internet y un ordenador:

1. Conexión a Internet en el hogar

Los empleados necesitan disponer de conexión a Internet y un ordenador para el teletrabajo.

En muchas empresas es habitual el uso de ordenadores portátiles y la mayor parte de la población dispone de ordenadores en el hogar, además de conexión a Internet.

2. Software accesible desde el exterior

Las empresas que cuentan con servidores en la nube o accesibles desde el exterior de las oficinas y con programas en la nube, como suele suceder con los ERPs, CRMs más extendidos, pueden implantar fácilmente el teletrabajo.

Los empleados acceden a las mismas herramientas que emplean en la oficina para el desempeño de sus funciones.

Algunos de los principales programas empresariales en la nube que permiten el teletrabajo son:

  • Microsoft Dynamics 365 Business
  • Sales Force
  • Oracle ERP Cloud
  • Sugar CRM
  • Business Central
  • Aqua
  • Business One
  • PHC CS
  • SAP S/4HANA Cloud
  • Solmicro ERP
  • Hubspot

En el caso de emplear software on premise es posible establecer accesos desde el exterior mediante VPNs de modo que los usuarios tienen acceso al mismo desde el hogar.

3. Telefonía IP

Un problema que se plantea en muchas empresas que sí que disponen de software accesible en remoto son las comunicaciones telefónicas de los trabajadores en remoto.

Cuando la empresa ya está utilizando telefonía IP o centralita virtual es muy sencillo porque es una telefonía basada en la nube que permite su acceso desde lugares con conexión a Internet.

  • Si ya se emplean teléfonos IP, pueden utilizar el mismo teléfono IP de la oficina desde casa conectándolo a Internet.
  • En el caso de utilizar telefonía IP con softphones (software o apps) en los móviles u ordenadores o WebRTC sólo hay que conectarse a ellos desde el ordenador o smartphone para utilizar la línea en remoto.

Si la empresa todavía no utiliza telefonía IP o centralita virtual será necesario implantar esta tecnología basada en la nube para permitir el trabajo en remoto:

  • Migración del sistema a telefonía IP. Es la opción más recomendable para evitar incidir en duplicidad de costes y mantener una estructura unificada de telecomunicaciones. Consiste en portar las líneas a un operador de telefonía IP, que gestiona las llamadas con una centralita virtual y entrega las llamadas a los trabajadores en remoto a través de la conexión a Internet. Los clientes pueden ser atendidos en los mismos números de teléfono por teletrabajadores. + info
  • Desvíos de llamadas a centralitas virtuales y extensiones. Es la opción más rápida y permite la posterior migración de todo el sistema teléfonico. Consiste en la contratación de una centralita virtual con nueva numeración y proporcionar a cada trabajador una extensión de esta nueva centralita, que podrán utilizar en sus ordenadores sin instalar software mediante un “teléfono online”. Las llamadas al número de la empresa se desvían a esta nueva centralita que envia las llamadas a los trabajadores en remoto como si estuvieran en la oficina. + info

En las ciudades con focos de coranavirus el teletrabajo puede ayudar mucho a su contención por lo que es recomendable su aplicación en aquellas empresas que ya cuentan con los recursos necesarios para que sus empleados trabajen con normalidad en remoto.

Deja un comentario